Cómo mejorar tus ganancias mejorando tu landing page

Cómo mejorar tus ganancias mejorando tu landing page

landing

Cómo mejorar tus ganancias mejorando tu landing page

Para quién no esté muy familiarizado con los tecnicismos del marketing on-line, diremos que la landing page es aquella web en la que suele aterrizar un internauta que ha hecho clic en uno de nuestros anuncios diseminados por la Red.

Ya vimos en otra entrada algún error que se suele cometer al escoger como landing page la página home o de inicio de la empresa, en lugar de direccionalizar al potencial cliente a la página con el producto que se publicita y los casilleros a rellenar para adquirirlo. Pues bien, en esa línea, ahora vamos a ampliar nuestros consejos para que mejores tu landing page de manera que te permita obtener mayores ganancias.

Landig-page

Landing pages y conversiones

Son palabras que frecuentemente aparecen ligadas sin que el ciudadano de a pie logre entender qué significan. Cuando alguien las dice, siempre hay quién interiormente se cuestiona sobre qué convierte la landing page o se la figura como una web de cambio de moneda. Pues bien, cuando se dice que la landing page “debe ser efectiva convirtiendo”, lo que se sobreentiende es que por cada visita que recibe esta web, para la empresa se debe traducir (convertir) en una venta efectuada o en la obtención de los datos de un potencial cliente (para enviarles publicidad, descuentos, bonificaciones si consume nuestra marca, etc).

 

Un título que enganche

Es fundamental ya que en el instante en que cualquier usuario cae a tu landing page lo primero que se plantea es si ha hecho bien o debería salirse de esta web. Usa un lenguaje atractivo, impactante y directo. Por ejemplo: “La primera empresa que te permite viajar en submarino al interior del Titanic”. Deja espacio alrededor del título, para que éste sea aún más llamativo. Usa un tipo de letra que vaya con el mensaje pero que sea clara de leer. Y fundamentalmente, procura que el título incluya keywords usadas en SEO y PPC que repetirás también en el texto.

 

Dale al cliente lo que busca

Si tus visitantes han llegado a la landing page al picar en tus anuncios o banner de determinados productos relacionados por ejemplo, con bebidas deportivas remineralizantes e hidratantes, se consistente y remítelos a una landing page que alabe los beneficios de estos productos y formularios para pasar a adquirirlos. Pero no tiene sentido que “aterricen” en una web en la que se habla de la empresa a nivel genérico o de otros productos centrados en los cuidados del cabello, por ejemplo.

 

No cuentes cuentos ni aburras

Tampoco es muy aconsejable soltar un largo texto contando mil maravillas sobre la empresa, beneficios, resultados excelentes,… Son cosas que pueden causar el efecto contrario, de animadversión pensando erróneamente que la empresa está obteniendo maravillosos dividendos a costa de pobres incrédulos.

Sé más práctico y más llano. Ponte en la piel de tus potenciales clientes y diles aquello que esperarían oír. Si por ejemplo vendes un producto contra dolores musculares, resalta su efectividad, sus nulos efectos secundarios y lo rápido que elimina tales males por tan poco dinero. Puedes añadir que ciertamente son top de ventas en 3 o 4 países pero nada más. Muestra que eres una empresa líder en tu sector, pero no apabullas demostrándolo. Vende los beneficios de tus productos, no sus funciones.

Un buen método es añadir en el comienzo del landing page en pocas palabras, lenguaje directo y llamativo, una breve descripción del producto y de sus beneficios. Hacia el final de la página añade con mayor detalle y más texto -siempre de una manera fácil de leer y entendible- en qué consiste el producto, su composición, virtudes y modo de aplicación u otros detalles que gustarán a los clientes que realmente estén convencidos de realizar su compra.

 

Refuerza la calidad de tu producto y aseveraciones

Es realmente efectivo añadir ejemplos de clientes que han usado tus productos y están encantados con ellos. De hecho, fíjate en cualquier anuncio del canal de ventas. Verás que se cansan de mostrar diversas personas, de distintas edades afirmando que les cambió la vida al adquirir ese producto. Y es que, aunque suene a “engañabobos”, las estadísticas han mostrado que realmente el añadir testimonios de gente agradecida con su compra, incrementa otras compras. Muestra también vuestro teléfono de contacto en gran tamaño, las certificaciones con las que cuenta la empresa y la política de privacidad.

 

Prescinde de distracciones

No te engañes, la finalidad de tu landing page es vender u obtener los datos de contacto de tus clientes. Así que elimina distracciones tales como objetos animados, popups, otros banner que puedan llevar al visitante a picar en ellos olvidándose de la landing page donde estaban, no añadas vídeos, imágenes excesivas ni música o sonido que lleve al visitante a esperar que se cargue la web. Porque no esperará.

Pero si has de añadir vídeos que ayuden a convencer al visitante de la adquisición de un producto, procura que no dure más de 3 minutos (el tiempo estimado que un internauta presta atención a un vídeo antes de cerrarlo) y sobre todo, que se cargue rápidamente.

 

La landing page como un todo

Recuerda que una vez que un visitante entra en la landing page debe encontrar un producto publicitario cerrado. Es decir, todo en conjunto debe estar enfocado en el objetivo de ser de la langing page, ya sea venta o captación de datos de clientes. Ten en cuenta que:

– Las fotografías con personas convierten mejor (es preferible mostrar una deportista bebiendo tu producto en un entorno idílico, que enseñar el envase por bonito que sea).

– Evita que otros elementos de la página puedan dar al traste con las conversiones (huye de referencias culturales, étnicas, sexuales, políticas y todas aquellas cosas “políticamente incorrectas”).

– Usa imágenes triunfantes o vendedoras (por mal que siente, personas con físicos envidiables, amplias sonrisas, áreas luminosas,…siempre agradan más a la opinión pública).

– Ubica mensajes, frases e imágenes en la mitad superior de la página (la ve un 80% de las visitas).

– Recuerda que el visitante escanea, no lee. Así que echa una ojeada a la página y estarás muy cerca de ver lo mismo que el 80 % de tus visitas.

Marketing Online